miércoles, 28 de julio de 2010

ADIOS ABUELA, ADIOS MAMA


El día 19 de Julio no se nos olvidará nunca a ninguna de tus cuatro hijas, nietos y biznietos pues fue cuando nos dejastes tras una larga y penosa enfermedad en la que todos hemos sufrido muchísimo, hemos estado a tu lado en todo momento pero es muy duro ver como cada día ibas empeorando y como aunque te han puesto de todo para que no sufrieras nosotros creemos que si que sufrías, pues no podías tirar de tu alma. Hoy hemos estado recogiendo en la casa todas tus cosas nos íbamos acordando al tiempo que envolvíamos tus pertenencias en los momentos vividos junto a ti y hemos ido recordando cuando te ponías cada cosa que cogíamos y teníamos siempre un comentario que hacerte, Arminda se acordaba de tu pantalón favorito y decía que siempre le decías coge el pantalón que me gusta que me lo voy a poner. Mamá no se como mi niña lo va a superar pero espero que desde donde estés, le des las fuerzas necesarias para seguir adelante y a mi para podérselo explicar de la mejor manera que ella lo entienda pues ella solo dice la abuela se ha muerto pero yo no se lo que ella tendrá en su cabeza y de que forma lo va a llevar. Ahora que ya estás descansando y junto a papá espero que seáis tan felices como fuisteis cuando estábamos todos juntos y que nos sigáis protegiendo como siempre lo hacías cuando estabais entre nosotros. Mamá lo mismo que has sido siempre mi copiloto desde el momento en que me saque el carnet de conducir y siempre fuisteis conmigo y con tu niña a todas las terapias que le hemos hecho a Mª del Mar espero que ahora que no estás me des fuerzas para seguir. Os dejo unas fotos para que veáis lo guapisima que era mi madre y mi padre. eso si que son belleza naturales y sin arreglos y no como hoy en dia que ves una chica monísima y de seguro que ha pasado por quirófano para estar guapa

1 comentario:

Rosario dijo...

Pues sí. Hemos vivido momentos durísimos y nos va a costar superarlos, pero estoy convencida de que papá y mamá, desde donde estén, nos van a ayudar. Ellos dos ya están juntos y descansando de todo lo malo que pasaron en los últimos tiempos. Los dos tuvieron penosas enfermedades, pero ya no van a sufrir más y ese es el consuelo que nos puede quedar.

También nos ha quedado mucha paz, porque les hemos dedicado todo el tiempo que teníamos y mucho más. Ellos se lo merecían, porque todo lo que hayamos podido hacer por procurarles bienestar, lo habían hecho por nosotras cuatro y por sus nietos con creces.

Estén donde estén, que descansen en paz.